Hoy

En Villanueva toca el segundo premio que llegó de rebote de Madrid

Familia Porro Flores
Familia Porro Flores
  • Se estima que un vecino que se dedica a la venta ambulante de lotería que trae de otros puntos de la región y del país vendió al menos dos series enteras del número agraciado

“Para mí es un orgullo haber dado tanta felicidad a gente que lo necesita”. Fernando S. S. no cabía ayer de gozo y su voz ronca en torno a las ocho de la tarde delataba que la jornada de celebración había sido larga e intensa.

Fernando, de 30 años, casado y con tres hijos, natural de Madrid pero vecino de Villanueva de la Serena, en concreto de la avenida de los Conquistadores desde hace diez años, fue ayer el ‘ángel de la guarda’ de Extremadura y con su varita de la suerte repartió más de 30 millones de euros en diversos puntos de la región del segundo premio de la Lotería de Navidad: el 92.845.

Este vendedor ambulante de lotería se encontraba ayer en Madrid cuando se dio cuenta de la que había montado. “Estaba tomándome un café con mi padre y mi cuñado en un bar de aquí, cuando hemos visto que salía el segundo, terminando en 45. Entonces, le dije a mi padre que yo había repartido la terminación, porque no me acordaba muy bien del número, pero resulta que luego lo vimos y comprobamos que habíamos repartido el segundo. Así que nos hemos puesto como locos”.

Este vecino de Villanueva no sabe precisar el número exacto de los décimos que vendió, pero está seguro que eran entre 250 y 300. Cada uno agraciado con 125.000 euros. Fue su tío el que los adquirió en la administración El Intercambiador de avenida de América de Madrid, donde suele coger todos los años la lotería, y desde septiembre comenzó la venta pateándose toda la provincia pacense y parte de la cacereña: “Empecé por las ferias. Estuve en la de Don Benito, la de Zalamea de la Serena, la de Zafra, también pasé por Trujillo, por supuesto vendí entre mis vecinos de Villanueva de la Serena y luego en mercadillos, terrazas y bares. La verdad es que me moví bastante”. Su intensa actividad hasta el día 22 hizo que se desprendiera de todos los décimos y, por tanto, haya repartido esta lluvia de millones por toda la comunidad autónoma extremeña.

Tras correr la noticia, su teléfono no dejó de sonar ayer en todo el día. Sobre todo por parte de sus vecinos de Villanueva de la Serena: “Me alegro de haber repartido tanta alegría. Yo tengo hijos y se lo que cuesta sacarlos adelante. Y hay muchas familias humildes, que lo están pasando mal ahora, a los que seguro les ha venido muy bien la lotería que les repartí”.

Con haber repartido la suerte se conforma pues, como reconoce, él no llevaba ningún décimo premiado. “Para mí es suficiente. De hecho, lo he estado celebrando todo el día como si me hubiera tocado”.

Y no es para menos, pues tras varios años dedicándose a la venta ambulante de lotería, es la primera vez que reparte un gran premio.

Fernando está pasando estos días con su familia de Madrid, pero promete celebrarlo el próximo 26 de diciembre, cuando regrese, con sus amigos y vecinos de Villanueva de la Serena.

El segundo premio de la Lotería de Navidad, 92.845, también dejó un importante pellizco en Villanueva de la Serena. Se estima que un vecino que se dedica a la venta ambulante de lotería que trae de otros puntos de la región y del país, y conocido por todos como Fernando ‘el gitano’, vendió al menos dos series enteras del número agraciado, que pudieron dejar en la localidad villanovense 2.500.000 euros. Sobre todo en el barrio de Conquistadores y plaza de Salamanca, que es por donde reside y donde más se mueve.

Familia de Manolo el Churrero

Familia de Manolo el Churrero

En Villanueva de la Serena, por ejemplo, donde si cayó la suerte fue en el hogar de Manolo el ‘churrero’ del barrio de Conquistadores. José, el hijo, estaba exultante y relataba al diario HOY que se enteraron prácticamente en directo, siguiendo el sorteo por la tele: “Mi madre estaba viendo el sorteo, con todos los décimos sobre la mesa. Y cuando salió el segundo la oí que empezó a chillar y entonces comprobamos que nos había tocado”. En concreto, tenían un décimo por el que se llevarán 125.000 euros.

Como no podía ser de otra forma, la alegría corrió a raudales entre la familia que se fue a comer para celebrarlo al restaurante ‘La Parrilla’.

A otro conocido restaurante, el del Hotel Aljardín, se fue la familia Porro Flores, residente en la calle San Bartolomé de Villanueva. Ana, la sobrina del dueño del décimo, afirmaba que “toda la familia estamos locos de alegría y hemos venido a celebrarlo todos, sobrinos, cuñados, hermanos…”

También estaba de enhorabuena la familia de Ángel Almansa, conocido en la localidad ya que es coordinador comarcal de Juventudes Socialistas en Vegas Altas. Él, que es muy aficionado a la colombicultura, afirma que se enteró de la buena noticia cuando llegó de atender a sus palomos: “Cuando he llegado a casa, he visto un jaleo impresionante en mi casa y a mi madre emocionada”. Como señalaba Ángel a HOY los 125.000 euros les venían muy bien “para pagar la hipoteca”.

La familia de Ángel vive en la avenida de los Conquistadores, al igual que su vecina que reside en el piso arriba, Fernanda, casada y con dos hijos y que también tenía un décimo premiado.

En donde también corrió el champan fue en el conocido Bar Machilla de la plaza de Salamanca. La hija del dueño del bar, Belén Orejudo, apuntaba a este diario que una vez que salió el segundo premio, se empezó a correr la voz de que había varios agraciados en el barrio de Conquistadores. Y mientras ella felicitaba a la gente, le preguntó a su padre, gran aficionado a la lotería, si había comprado algún décimo a Fernando. Éste dijo que sí y sin esperar ni un minuto se fue a verlo a su casa, donde se llevó la mayor alegría de su vida al comprobar que también era portador de uno de los décimos premiados. “Fernando viene mucho a nuestro bar, tanto por la mañana como por la tarde, y la verdad que casi siempre le cogemos. Ya era hora de que nos tocara algo. Es la primera vez”.

Belén señala que entre los agraciados tiene constancia que hay bastantes vendedores ambulantes que tienen puestos el mercadillo de los sábados, donde va mucho Fernando. “En definitiva, mucha gente necesitada y humilde”, señala Belén.

El caso es que la Lotería de Navidad por fin se acordó un año de Villanueva de la Serena, después de pasar durante mucho tiempo de largo. Y lo hizo con décimos de rebote provenientes de Madrid, que trajo un vendedor de ilusiones, Fernando.