Hoy

Lugares afortunados, lugares olvidados

La lotera de San Bartolomé, en Lanzarote, es duchada por dar el Gordo.
La lotera de San Bartolomé, en Lanzarote, es duchada por dar el Gordo. / Archivo
  • Las provincias de Madrid y Barcelona son las que han recibido el Gordo de la Lotería de Navidad en más ocasiones, mientras que Ávila, Huelva, Orense, Tarragona y Zamora aún no han catado el premio

Hay cosas que nunca cansan y una de ellas es que el Gordo recaiga a menudo en tu provincia. En este sentido, Madrid lleva las de ganar. La capital de España ha recibido el mayor premio del Sorteo Extraordinario de Navidad en 76 ocasiones. Poca broma. Por eso no es raro que 'Doña Manolita', una de las administraciones con más solera de España, ubicada en pleno centro de la ciudad, reúna a miles y miles de personas que esperan un pedacito de suerte formando colas kilométricas.

La fortuna de Madrid va aún más allá porque así como en años anteriores el Gordo del sorteo se caracterizó por estar bastante divido entre diferentes provincias, en 2009 el premio cayó de forma íntegra en la provincia de Madrid, algo que curiosamente también sucedió en Huesca en 2011. La Comunidad de Madrid, en total, se ha llevado el primer premio en 89 ocasiones.

Rivaliza con Madrid la provincia de Barcelona, donde el Gordo ha recaído 57 veces. En la ciudad condal, han sido cuatro decenas (la última en 2013). Tiene sentido pues ambas son las más pobladas de nuestro país. De hecho en 2005, Barcelona fue la única agraciada en lo que al Gordo se refiere.

Le siguen en esta peculiar clasificación provincial de la fortuna Valencia, donde el premio ha recaído un total de 25 veces; Alicante, con 20 alegrías; Sevilla (17 veces), Cádiz (16), Vizcaya y Málaga (ambas con 15) y Zaragoza, con 13, cierran el círcvulo de provincias más premiadas.

Pero quizá lo más sorprendente es que aún existan provincias a las que el mayor premio de la Lotería de Navidad no haya llegado nunca. Para el 'Gordo' de la Lotería de Navidad, Ávila, Huelva, Orense, Tarragona y Zamora no existen. Quizá este año la suerte cambie para ellas.