«Gracias a los 400.000 euros vamos a intentar tener dos hijos»

Sandra Banda, de 29 años, e Isabel Prieto, de 30, celebrando el primer premio. :: lorenzo cordero

Isabel Prieto y Sandra Banda se casaron hace un año y medio y ayer les tocó el primer premio por un décimo comprado en Casar de Cáceres

Álvaro Rubio
ÁLVARO RUBIOCáceres

Cuando ayer se levantó a las seis de la mañana para trabajar en la tercera planta del Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres, Isabel Prieto no sabía que a las 12.35 su vida y la de su mujer Sandra Banda darían un vuelco de 180 grados. A esa hora la niña de San Ildefonso Aya Ben Hamdouch cantó el primer premio de la Lotería de Navidad, el número 03347.

«Estaba trabajando cuando me empezaron a llegar mensajes de las amigas diciéndome que en Casar de Cáceres había tocado el número anterior al Gordo, el 03346. Por si acaso me puse a comprobar los números que llevaba. Luego una compañera del pueblo me dijo que en la papelería Mari Juli, en la avenida Constitución, habían vendido un décimo del primer premio sacado en máquina. Fue entonces cuando me empezó a ir el corazón muy rápido porque yo había comprado allí. Seguidamente lo comprobé unas ocho veces en Internet. No me lo creía. Me dio hasta una bajada de tensión», relata Isabel, que tiene 30 años y nació en Casar de Cáceres.

Lo primero que hizo fue llamar a Sandra, de 29 años y natural de Don Benito. Son pareja desde hace una década y se casaron hace un año y medio. Desde el pasado mes de junio viven juntas en la calle Nisa de la localidad de Casar de Cáceres. Antes vivían en Alemania, donde ambas estuvieron trabajando un lustro como enfermeras.

Han trabajado cinco años en Alemania y ahora son enfermeras sin plaza fija en el San Pedro de Alcántara

Tras opositar al SES el próximo 12 de mayo tienen pensado hacer un viaje a Nueva Zelanda

«Hemos pasado apuros económicos. Sobre todo cuando volvimos de Alemania hasta que las dos conseguimos trabajo», comentan. Regresaron a principios de 2018 porque quieren vivir en Extremadura y presentarse a las oposiciones de Enfermería del SES que ya están convocadas para el próximo 12 de mayo. «Ahora no tenemos contratos estables y así no puede vivir un matrimonio que quiere tener hijos», decían ayer con la ilusión puesta en sus futuros proyectos.

Desde hace 24 horas su sueño está más cerca. «Gracias al Gordo vamos a poder formar la familia que queremos. Por la Seguridad Social nos someteremos al tratamiento para tener un hijo. Para el segundo bebé ya hay que acudir a una clínica privada y es bastante caro», coinciden tras explicar que han pensado en el método ROPA (Recepción de Ovocitos de la Pareja). Es una técnica que consiste en un tratamiento de fecundación in vitro para el que se hace uso de los ovocitos de una de las mujeres y el útero gestante de la otra. «Eso cuesta unos 5.000 euros por intento y queremos tener dos hijos como mínimo», detalla Isabel.

«Todavía no nos creemos que esto sea real. Somos personas que tenemos que contar los euros a final de mes y ahora vamos a intentar dejar de hacerlo tanto», cuentan. «Ayudaremos a la familia y haremos unos cuantos viajes. El primero será a Nueva Zelanda», confesaban ayer las dos desde la calle Hurdes en Casar de Cáceres, donde viven los padres de Isabel Prieto.

Allí se juntaron familiares y amigos para celebrarlo. A sus padres se les pudo ver muy emocionados. «Hija mía nos has dado una gran alegría», le decían Victoria Mendo y Antonio Prieto.

«Estaba viendo la televisión y decían que había tocado en Casar de Cáceres pero no daban con el agraciado. Y resulta que era mi hija. Yo no lo sabía porque ella estaba trabajando», explicaba emocionada a las cuatro de la tarde de ayer la madre de Isabel.

Lo contaba entre botellas de champán, cervezas y cánticos justo antes de que llegara Teresa Sánchez, que regenta la papelería donde el matrimonio compró el décimo en una máquina.

«Nos ha avisado un vecino, luego el teléfono no ha parado de sonar y en la tienda ha estado entrando gente durante toda la mañana para felicitarnos», cuenta Teresa desde el mostrador de la papelería en la que lleva trabajando desde 1999.

Es la primera vez que da un premio del sorteo de la Lotería de Navidad. Entre 2003 y 2011 ha repartido más de tres millones de euros en la Primitiva, Bonoloto y Lotería Nacional.